Videntes Buenas

La videncia es la base de todas las mancias, que son empleadas por las videntes buenas para confirmar y ampliar sus predicciones, al realizar la conexión energética con los planos superiores, mediante el don divino de ver más allá de los sentidos físicos.

¿Cómo son las videntes buenas?

Un vidente posee un don extrasensorial que le permite conectare con energías de otros planos, con el fin de manifestar la información que recibe, razón por la que no solo son receptores y transmisores, sino que además, adquieren su videncia como una misión de vida para prestar una labor de asistencia a la humanidad. Las buenas videntes muestran su seriedad y profesionalismo al estar conscientes del beneficio que pueden aportar a través de su facultad, ayudando a quienes soliciten sus servicios.

Las videntes buenas se reconocen por su honestidad, brindando su conocimiento y experiencia al realizar su trabajo, sin ocultar la realidad de lo que intuyen, perciben, sienten y reciben, transmitiendo con claridad y precisión las señales que les permiten orientar y conducir a quienes las consultan.

La sinceridad y honradez de las videntes buenas de verdad, se manifiesta en la forma de comunicar los mensajes recibidos al consultante, guiándolo para que pueda utilizarlos en favor de lo requiere, recomendándole el modo de llegar a la solución del motivo de su conflicto, permitiendo que este tome el camino que le dicte su conciencia, y respetando su libre albedrío.

Las mejores videntes buenas son quienes, a través de su trayectoria profesional, pueden interpretar con exactitud los anuncios y revelaciones que obtienen de otras dimensiones, lo cual solo es posible gracias a su preparación, constancia  y dedicación,  a una labor que beneficia a los seres humanos que acuden a sus consultas, en búsqueda de una solución a la situación que los involucra.

VIDENTES BUENAS

¿Qué elementos utilizan las videntes buenas para hacer sus predicciones?

Las buenas videntes han desarrollado su don por medio de la preparación y capacitación, logrando ascender y acelerar su frecuencia vibratoria, además de mantener una limpieza profunda  de sus canales energéticosincluyendo su aura, para poder efectuar una conexión con energías de planos superiores, sin interferencia de otras de planos pertenecientes al bajo astral.

Otra de las técnicas que utilizan las videntes buenas para desbloquear sus poderes psíquicos, es la práctica de la relajación y la meditación, trabajando sus chacras para equilibrar y fortalecer su nivel de energía, evitando así los “ataques energéticos”, y otras obstáculos que puedan interferir en la canalización, para lograr percibir las señales extrasensoriales.

Es muy común que las videntes buenas de verdad empleen otras mancias como apoyo, a la hora de hacer sus canalizaciones y revelar sus predicciones con mayor tino y acierto, ampliando la información que reciben de los seres espirituales. La bola de cristal, el péndulo, las runas y las cartas del tarot, una de las herramientas mayormente empleadas, entre otras tantas, que forman parte de los modelos o patrones de energía que acompañan a las videntes en sus consultas.

La actitud y estado emocional del consultante, son los elementos más importantes para que las mejores videntes logren el objetivo, y la consulta sea exitosa, permitiéndoles trabajar con su energía positiva, y guiar a quienes acuden en su auxilio, a encontrar los recursos necesarios en la resolución de sus dificultades.

 

 

Posts relacionados